Professional Development Icon Admin Training Icon Instructor Training Icon Student Training Icon Integrations Icon System Status Icon System Requirements Icon Menu Icon Checkmark Icon Download Icon Rubric Icon Prompt Icon QuickMark Set Icon Lesson Plan Icon Success Story Icon Infographic Icon White Paper Icon White Paper Icon Press Release Icon News Story Icon Event Icon Webcast Icon Video Icon Envelope Icon Plaque Icon Lightbulb Icon Training Icon Search Icon Turnitin Logo (Text and Icon) Icon Facebook Icon Twitter Icon LinkedIn Icon Google Plus Icon Lightbulb Icon Binoculars Icon Drama Masks Icon Magnifying Glass Icon Signal Check Indicator Bars Red Flag Icon Analysis and Organization Icon
Contactar ventas

Reutilizar trabajos anteriores tiene un sinfín de nombres: reciclar, reenviar, reutilizar, volver a presentar e incluso auto plagiar.

Sin embargo, los estudiantes y los maestros suelen hacerse esta pregunta: ¿Es esto una forma de plagio? 

Generalmente, la respuesta es “sí”. En la mayoría de los casos no es correcto reutilizar un trabajo anterior sin citarlo de manera clara, ya que va contra las normas de las organizaciones de investigación, códigos de honor de las escuelas y en algunos casos incluso puede llegar a violar las reglas de derecho de autor o propiedad intelectual. 

Pero si desmenuzamos la pregunta, en el fondo realmente es bastante simple: ¿Por qué es poco ético? Después de todo, si usted reutiliza su contenido, "técnicamente" no comete plagio ni daña a nadie. ¿Por qué habría de estar mal? 

Para entender el porqué, debemos analizar los fundamentos del motivo por el cual el plagio se considera poco ético y cómo el reutilizar su trabajo sin citarlo suele ser mal visto.

La mentira del plagio

El plagio, en su nivel más básico, es una mentira. El plagiario dice haber escrito o creado algo original que en realidad no hizo y por la cual se está llevando un crédito que no se merece. 

Pero ¿a quién le afecta esta mentira? A pesar de que muchos creen que la única persona que se ve afectada es la persona plagiada, existen dos diferentes grupos que resultan impactados: 

  1. La víctima: La persona que más sufre este impacto es el individuo o grupo al que se ha plagiado. Estas personas son a las cuales se les quita el crédito por su trabajo o su experiencia. A pesar de que este crédito podría parecer insignificante, la atribución es parte fundamental de su reputación profesional. Por ejemplo, cómo se verán afectadas sus carreras, la competencia que tendrán o lo que sabrán los demás acerca de sus trabajos. 
  2. El público: además de la persona o personas que se hayan plagiado, también el público será una víctima del plagio. Después de todo, al público se le está alimentando con mentiras. Ellos creen que están leyendo una pieza original hecha por el autor y simplemente están leyendo el trabajo anterior de alguien más. En pocas palabras, el público no está obteniendo lo que se le prometió. 

Esto sucede porque al poner su nombre en un trabajo y presentarlo ante un público como si fuera el suyo, usted está creando una forma de “contrato” con ellos. No obstante los términos exactos de ese contrato se basan en el tipo de trabajo y público, el contracto existe y generalmente suele incluir las siguientes cláusulas: 

  1. El trabajo es de usted a excepción de que se haya especificado de otra manera. 
  2. El trabajo es nuevo y original a excepción de que se haya especificado de otra manera. 
  3. Si el trabajo no es ficción, usted se ha esforzado al máximo para asegurar la mayor exactitud y coherencia. 

El segundo punto es crucial: aún cuando no victimice a una tercera parte a través de este plagio, usted seguirá violando el contrato hecho con el público. Ya sea que el público esté conformado por miles de personas o únicamente por su maestra o maestro, usted estará rompiendo la promesa al reutilizar trabajos anteriores sin poner en claro que lo está haciendo.

En síntesis, usted estará intentando duplicar el beneficio por la misma cantidad de trabajo.

Existen algunas excepciones a la regla. Algunas de estas pueden encontrarse en el área legal en donde los abogados suelen reutilizar partes “ya hechas” para llenar espacios y ahorrar tiempo o en el caso de programadores de computadoras quienes reutilizan códigos. Sin embargo en ambos casos, la aceptación de este “reciclaje” se debe a la autoría y aptitudes de escritura de esos casos en particular. En general, el público tiene grandes expectativas acerca de su escrito y de que éste sea único es decir “nuevo”, además de que esperan que éste haya sido creado por usted. 

Esta situación nos lleva a otra pregunta: ¿Si usted necesita o desea reutilizar su contenido, cómo puede hacerlo de manera ética?

Reciclaje ético

En el caso en que necesite o desee reutilizar un trabajo anterior existe una solución muy sencilla para hacerlo: ¡Sea honesto y salga a la luz! 

Por ejemplo, si su maestro le da una asignación que es muy similar a una hecha anteriormente y usted simplemente toma el trabajo anterior y lo presenta como si fuera nuevo, esto es una forma de plagio. Sin embargo, si usted habla con su maestro y le explica la situación, el podría aceptar este trabajo y permitirle entregarlo. 

Si habla con su maestro y llegan a un acuerdo, las expectativas del público habrán cambiado y esto ya no se considerará un engaño, confusión o mentira. 

Otra posibilidad, especialmente si solo desea utilizar algunos pedazos o breves pasajes de su trabajo anterior, es mencionarlo y citarlo de la misma manera en que lo haría al citar cualquier otra fuente externa. Esto incluye citar cualquier pasaje directo que usted haya reutilizado y dar una cita entera del documento original. 

Aun cuando esto podría parecerle extraño desde la perspectiva de la escritura, es factible. Sin embargo, nuestra recomendación es hablarlo de forma clara y transparente con su maestro para así asegurarse de que efectivamente está cumpliendo con los criterios que le solicitan para la nueva asignación.

Conclusiones

Al final, todo se resume a lo que el público está esperando de usted. Si su público está esperando leer un trabajo totalmente original y simplemente les muestra un trabajo que ya se hizo con anterioridad o que ya se publicó o mostró en otro lugar, usted estará violando el contrato y será un plagio en toda la extensión de la palabra. 

Sin embargo existen algunas maneras de reutilizar su contenido de manera ética. Lo más importante es que usted entienda que su público está esperando un trabajo “original” (original en términos de nuevo) por lo que usted deberá cumplir con sus expectativas. Es posible que usted reutilice un trabajo anterior si lo cita de manera ética y adecuada. 

El reciclaje así como el plagio, no se limitan al hecho de que no se pueda usar trabajo externo en su escrito, sino de cómo debe usarlo y hacerlo, pero sobre todo de cómo debe tratar a su público brindándoles el respeto que ellos merecen.