Manuscript with arrow icon Book and magnifying glass icon Cross-check icon Process checklist icon Reputation ribbon icon Graduation cap icon Question speech bubble icon Headset call icon Mobile phone call icon Login arrow icon B+ Paper Icon Becoming B+ Paper Icon Checkmark Paper Icon Feedback Speech Bubble Icon Feedback Double Speech Bubble Icon Similarity Check Icon Professional Development Icon Admin Training Icon Instructor Training Icon Student Training Icon Integrations Icon System Status Icon System Requirements Icon Menu Icon Checkmark Icon Download Icon Rubric Icon Prompt Icon QuickMark Set Icon Lesson Plan Icon Success Story Icon Infographic Icon White Paper Icon White Paper Icon Press Release Icon News Story Icon Event Icon Webcast Icon Video Icon Envelope Icon Plaque Icon Lightbulb Icon Insights Lightbulb Icon Training Icon Search Icon User Icon Privacy Icon Instructor Icon Instructor-1 Icon Investigator Icon Admin Icon Student Icon Voice Grammar Icon Turnitin Logo (Text and Icon) Icon Facebook Icon Twitter Icon LinkedIn Icon Google Plus Icon Lightbulb Icon Binoculars Icon Drama Masks Icon Magnifying Glass Icon Signal Check Indicator Bars Red Flag Icon Analysis and Organization Icon
Contactar con ventas

No hay nada nuevo en las noticias falsas Mientras ha habido noticias, ha habido desinformación, tanto deliberada como no intencionada.

Un punto destacado (o menos destacado) de las noticias falsas fue el per√≠odo a principios del siglo XX cuando el periodismo amarillo, un t√©rmino acu√Īado en 1895 para describir el periodismo que antepon√≠a las ventas a la informaci√≥n f√°ctica, ayud√≥ a empujar a Estados Unidos a la guerra con Espa√Īa.

Pero si bien siempre ha habido desinformación y periodismo de mala calidad, las cosas parecen haber empeorado mucho en la era de las redes sociales. De hecho, un estudio reciente del Pew Research Center descubrió que los estadounidenses ven las noticias e información falsas como un problema mayor que el racismo, la inmigración ilegal y el terrorismo.

Pero, ¬Ņpor qu√© las noticias falsas son un problema tan importante? Si tanta gente est√° de acuerdo en que es un problema, ¬Ņpor qu√© lo leen, lo comparten y lo promueven? La raz√≥n es que las noticias falsas son enga√Īosas no solo en su contenido, sino en la forma en que juega con nuestros prejuicios y nuestras preferencias.

Razón 1: Cómo se difunde

El vector m√°s com√ļn para difundir noticias falsas son las redes sociales. Esta forma de transmisi√≥n de persona a persona no solo es incre√≠blemente r√°pida, sino que genera una gran cantidad de confianza.

En la mayoría de los casos, nuestros amigos en las redes sociales son personas que nos gustan y en las que confiamos. Por consiguiente, estamos más inclinados a confiar y creer en cualquier información compartida. En pocas palabras, las noticias falsas utilizan la confianza que tenemos en nuestros amigos y familiares también para animarnos a confiar y creerlas.

En un estudio del Reino Unido, una sexta parte de los participantes admitieron creer cualquier cosa que sus amigos compartan en las redes sociales. El mismo estudio mostró que la información que se ve en Facebook se consideraba más confiable que la información de expertos reales.

En resumen, las noticias falsas se basan en la confianza que tenemos en nuestros amigos y familiares para que dejemos de lado nuestras dudas y evitemos escudri√Īar demasiado.

Razón 2: refuerza nuestras nociones preconcebidas

La difusión a través de las redes sociales ayuda a las noticias falsas de otra manera. La difusión a través de las redes sociales ayuda a las noticias falsas de otra manera. Combine esto con algoritmos que le brinden contenido con el que esté de acuerdo, y el resultado es lo que se llama una burbuja de redes sociales.

Esto alimenta directamente el sesgo de confirmación, lo que nos hace más propensos a buscar y creer cualquier cosa que apoye nuestras opiniones y creencias. En definitiva, a la gente no le gusta estar equivocada y las redes sociales minimizan la frecuencia con la que se enfrentan a ideas e información desafiantes.

Lo que esto significa es que, cuando una persona se encuentra con noticias falsas en las redes sociales, es probable que refuerce sus nociones preconcebidas y no estará sujeta al escrutinio que tendría si se opusiera a lo que ya creía. Esto hace que sea más probable que luego acepten la noticia como un hecho e incluso la compartan con otros para que el proceso comience de nuevo.

Raz√≥n 3: Sesgo de publicaci√≥n 

Además de reforzar nuestras ideas preconcebidas, las noticias falsas también utilizan otro sesgo en nuestra contra: el sesgo a favor de una hipótesis probada.

Esto se conoce com√ļnmente como sesgo de publicaci√≥n en la investigaci√≥n acad√©mica. Es un problema en el que los estudios que tienen un resultado nulo, lo que significa que no logran probar su hip√≥tesis, a menudo tienen dificultades para encontrar una publicaci√≥n. Esto es cierto a pesar de que los estudios con resultados nulos a menudo son tan importantes como los que prueban su hip√≥tesis.

Las noticias falsas nunca dejan de proporcionar pruebas de sus afirmaciones, incluso si esa prueba es totalmente inventada. Dado que estamos programados para interesarnos más y tener una mayor inversión en tales resultados, eso los hace más interesantes y atractivos.

Razón 4: Sensacionalismo y sencillez

Para concluir, muchas noticias importantes son muy mundanas. Cosas como las audiencias del ayuntamiento o los debates sobre la política fiscal pueden tener un gran impacto en su vida, pero son muy aburridos de ver o leer.

Las noticias falsas casi siempre son sensacionalistas. Siempre cuentan una historia, una muy increíble. Las historias que traen las noticias falsas son narrativas simples que son grandiosas en los extremos. A decir verdad, uno de los trucos de las noticias falsas es tomar un evento relativamente mundano y hacerlo sensacional con lenguaje exagerado y desinformación.

Los temas más populares para las noticias falsas son a menudo cosas que conmocionan y ofenden porque provocan una respuesta emocional y nos alienta a evitar el escrutinio de la información, pero a compartir y transmitir.

Las noticias falsas no quieren que pienses. Con tener narrativas simples pero sensacionales alientan a todos a no pensar demasiado en ello.

Conclusión

Con todo, las noticias falsas no tienen ning√ļn tipo de f√≥rmula secreta que haga que se compartan y se difundan r√°pidamente. Simplemente se basa en los prejuicios que hay en todos nosotros. Combine eso con el hecho de que los lectores, a menudo, tienen que hacer juicios r√°pidos sobre qu√© creer y qu√© descartar, es sorprendentemente f√°cil conseguir que una mentira interesante se propague como la p√≥lvora.

La √ļnica defensa contra las noticias falsas es la vigilancia. Tomarse el tiempo para verificar las fuentes antes de compartir y aprender a detectar noticias falsas descabelladas son dos pasos importantes. Del mismo modo, Newsguard puede ayudar a destacar las fuentes leg√≠timas, eliminando gran parte de las conjeturas del proceso.

Lamentablemente, la verdad generalmente no tiene el beneficio de sesgos que la noticia falsa aprovecha. A los hechos no les importa cómo están conectados nuestros cerebros y es por eso que a menudo luchan por ser escuchados.

Como escribió Jonathan Swift en 1710, "La falsedad vuela y la verdad viene cojeando tras ella". En ninguna parte es más cierto que estar conectado en la red.